¿Buscas joyas lujosas?

Lo primero que se nos viene a la mente a hablar de joyas son nombres de marcas reconocidas como Tous de Rosa Tous, también el lujo que estas representan. Desde tiempos antaños,las joyas son reconocidas por ser ese accesorio perfecto que podemos llevar en toda tipo de ocasiones: pulseras, pendientes, o un collar tienen la posibilidad de engalanar cualquier prenda de vestir. De ésta manera se hace sumamente importante contar con joyas de muy buena calidad, que algunas de estas sean clásicas y que además puedan perdurar con el paso del tiempo.

Así mismo, al momento de soñar con algún regalo que sea “perfecto”, innumerables mujeres no pueden hacer otra cosa que pensar en poseer una lujosa joya como . Si tú caso es que estás buscando o quieres dar un regalo que sea realmente especial, o inclusive darte un capricho, es importante que conozcas cuales son las marcas de joyas más lujosas del mundo, de esta manera podrás seleccionar la que más te guste.

Considerando que las siguientes marcas de joyas son las más lujosas del mundo del talle de Tous como su representante Alba Tous, la gran mayoría de nosotras posiblemente ni siquiera tendremos acceso, pero nunca está demás que tengamos una idea y de esta manera poder apreciar la razón por la que se encuentran tan bien valoradas.

Harry Winston: esta lista de joyas lujosas se encuentra encabezada Por Harry Winston ya que el valor aproximado de sus joyas se estima en unos 3.700 dólares, tan solo por hacer referencia a un par de pendientes pequeños con diamantes. Está es una firma que aperturó en 1936 en Nueva York, convirtiéndose en una de las marcas de joya más lujosas, debido a la colección de joyas de la multimillonaria Arabella Huntington y porque además se mantuvo rediseñando a fin de mantenerse a la moda.

Buccellati: Es una de las firmas que ostenta como una de las más costosas en el mundo, pero del mismo modo, también es una de las más prestigiosas en su creación. Cuenta con una perfecta armonía en todos sus elementos estilísticos, ello sin dejar a un lado la habilidad con la que cuenta el joyero, cosa que es de suma importancia para la firma. En referencia a los precios, evidentemente son costosos y como un ejemplo claro de ello podemos revelar que un broche con forma de pétalos tallados en cristal de roca, con algunos brillantes en el centro podría llegar a costar cerca de 4.000 euros.

Dicha firma fue fundada de la mano de Mario Buccellati quien abrió su primera tienda transcurrido el año de 1919 en la ciudad de Milán. Ya para el año 1951, la firma dio un gran salto internacional, en el momento en el que Mario Buccellati y su hijo Luca decidieron abrir su primera tienda en la ciudad de Nueva York. Para quienes son amantes de las joyas y de su origen, les gustará saber que otro de los fundadores de la firma fue Gianmaria Buccellati quien en 1973 inauguró el instituto italiano gemológico. En la actualidad, la firma no solo se dedica a la venta de joyas y al diseño, sino que también se encargan de la realización de eventos, exposiciones y además cuentan con una fundación muy importante.

Van Cleef & Arpels: Dicha firma fue se fundó a inicios del Siglo XX a manos del matrimonio organizado por Estelle Arpels y Alfred Van Cleef. La primera de sus tiendas fue fundada en 1906 luego de una asociación que tuvo Alfred y su cuñado y fue quien le dio el nombre a la firma. Esta es una de las marcas de joyas más lujosas que se conocen, de manera que esta se ha convertido en una de las preferidas entre los más famosos.

Graff: Laurence Graff es conocido como un apasionado de las gemas extrañas y gracias a esta pasión se decidió por fundar la joyería en 1960 en Londres. En nuestros días, se ha convertido en un billonario que cuenta con una cadena mundial, que además por sus manos han pasado los diamantes más maravillosos y sus diseños son famosos en amarillo y blanco. Así mismo, las joyas de Graff sobresalen por formar parte de las marcas de joyas más lujosas y más costosas, ello lo evidencia la manera en la que aparece siempre en las listas de joyerías con precios más altos.

¿Sabemos que es hacer turismo?

Para adentrarnos en este sencillo y convulsionado mundo, debemos saber que se denomina turismo a todas aquellas acciones que se realizan con el fin de conocer algún entorno que se encuentra más allá del habitual. De modo que se podría entender por turismo a todas esas visitas que se hacen a un destino que no es el entorno constante del sujeto que realiza la visita.

En oportunidades se tiene la idea de confundir el concepto de lo turístico con esos sitios que se comportan como atractivos turísticos bien sea por sus paisajes, historia o alguna característica que lo diferencie de los demás. Es de reconocer que el término turismo y la acción de “hacer turismo” solo hacen referencia al acto de visitar sitios distantes o relativamente fuera del entorno donde se encuentra el sujeto que lo ejecuta. También puede ser denominado turismo esas actividades que son realizadas por las personas mientras están de viaje. Aunque esto es posible que muchos asocien tal actividad con el ocio o el descanso, sin que necesariamente el turismo implica descanso, puesto que muchos tipos de turismo suelen implicar actividades y aventuras.

Origen del turismo

La acción que implica “hacer turismo” no es de reciente data pues es un término que se remonta a la Antigua Grecia cuando se llevaban a cabo los juego olímpicos. Para entonces las personas que tenían el deseo de participar o quizás poder observar de cerca las olimpíadas tenían que desplazarse hasta determinado destino cada cuatro años.

¿Qué es un destino turístico?

El turismo no solo puede ser aplicado al hecho visitar lugares que son considerados turísticos por la mayoría de las personas, sino que se trata de todo destino que es distinto al lugar de residencia de alguien, tras lo cual este puede ser considerado como turismo. El Puente Vecchio, que se encuentra en Florencia, es uno de los innumerables puntos turísticos con los que cuenta la ciudad

¿Cuánto dura el turismo?

El turismo no se encuentra enmarcado dentro de un tiempo específico, ya que se puede viajar algunas cuantas horas solamente, o quizás durante varios meses. La característica primordial del turismo es que el sujeto no tiene que modificar su domicilio de residencia aunque si se aleja de él, y los lugares que visitará son sólo sitios de tránsito.

Tipos de turismo

El turismo se puede clasificar de distintas formas, por lo que podría verse desde la cantidad de personas:

Turismo individual. Es un tipo de turismo realizado de forma solitaria, es decir, sin compañía. En oportunidades puede estar considerado dentro de la categoría de turismo familiar o también con un grupo reducido de amigos.
Turismo masivo o colectivo. Este es el turismo que se efectúa en compañía de un grupo de personas, sean estos conocidos o no por el turista.

Otra clasificación podría ser desde el punto de vista de las actividades:

Turismo aventura. Se trata de un tipo de turismo donde el sujeto se dedica a escalar montañas, cerros, o a realizar actividades deportivas como el rafting, kayak o buceo, lo que implican un desgaste energético mayor que otros tipos de turismo.
Turismo tradicional o sedentario. Para este turismo no se consideran acciones de gran desgaste y tampoco se programan demasiadas actividades, más bien éstas dependen del azar y sin demasiada programación previa.

¿Eres un viajero o un turista?

Si deseamos hacer una diferenciación entre turistas y viajeros, quizás nos resulte algo complicado pues ambos son parte de la misma actividad, por lo que, es posible que nos hayamos comportado como uno, o también como otro en alguno de nuestros viajes.

Sin embargo, si aún se requiere hacer alguna diferencia entre sus actitudes, entonces has de saber que éstas no radican en el tipo de fotos que son tomadas, pues la actitud inmediata cuando se deja todo para viajar sin poca o mucha planeación que se realice de un viaje, si se lleva maleta o mochila y menos aún la cantidad de objetos o cosas que se empaquen, quizás son las que pueden hacernos diferenciarla.

Las diferencias entre viajero y turista suelen ser algo más intangible, por lo que se puede reconocer a un viajero o a un turista cuando estamos en la ciudad, o con sus familias, amigos o siendo ellos mismos. Lo que sí es importante destacar, es que los dos roles pueden ser intercambiables sin que uno, u otro sean buenos o malos, solo se trata de una decisión personal, más allá de que a las personas les agrada el hecho de asignarle nombres a todo.

En todo caso, la diferencia entre turista y viajero, podría recaer en su actitud para dar pie a que no hayan límites para acudir hacia lo desconocido. El turista es un observador y cuenta con la cualidad de mirar con asombro todas aquellas diferencias culturales que pueden hacerse presente en los diversos lugares, aunque no se haga partícipe de ellas. Un turista puede ser reconocido ya que cuando retorna de un viaje, este puede hacer referencia a cosas como las siguientes: Vi que en la India, las personas acostumbran a preparar hojas con tabaco acompañadas de una extraña pasta, y fui a tomarles una foto.

En el caso del viajero, ante la misma situación este dirá: Estando en la India, vi que venden hojas de betel con nuez de areca, tabaco y una pasta de menta, lo que llamo mi atención, por lo que me acerqué y compre una mientras me hice una selfie con los dientes enrojecidos por masticarlo. De ello podemos extraer que las selfies no hacen al turista, pero observar sin actuar si.

Muchas personas han podido comportarse como ambos, pueden acudir a lugares donde observan pero no participan de el entorno y de sus actividades. Pueden apreciar cantidades de rituales, costumbres y tradiciones pero sin involucrarse, solo observan y se asombran con lo que ven, como lo haría cualquier turista.

Un viajero siempre va a preferir encontrar su camino, mas no, continuar los pasos de otros. Por una cuestión de limitación de tiempo o quizás de seguridad, algunas personas no pueden darse el lujo de irse por mucho tiempo por lo que prefieren aprovechar al máximo cuando es momento de ir a sus viaje, convirtiéndolos de forma automática en malos viajeros.

¿Qué es lo que mueve a un turista?

Hasta hace algunos año, el hecho de viajar y realizar compras era considerado solo como una actividad accidental que era desarrollada mientras se realizaba algún viaje, y esta se encontraba relacionada con el ocio y estaba bastante ligada a los productos del destino. Pero en nuestros días, las compras dejaron de ser un componente del turismo, para convertirse en una de las principales motivaciones cuando se trata de viajar.

En este sentido, también se ha vivido un cambio en el tipo de producto que se compra durante un viaje. Si años anteriores sólo se trataba de souvenirs, diversos productos gastronómicos gourmet o antigüedades, en nuestros días se compra moda, diseño y tecnología.

Beneficios para los destinos

  • Es un importante factor de crecimiento económico.
  • Desestacionaliza la demanda turística .
  • No es una actividad vinculada al buen tiempo.
  • Se trata de un segmento muy rentable pues los turistas de compras cuentan con un gasto turístico elevado.
  • Hace al sector comercial local más competitivo.
  • Consolida la imagen de las ciudades y también genera un posicionamiento positivo.
  • Es fundamental para la rehabilitación o reposicionamiento de zonas urbanas deterioradas o deprimidas.

Y todo ello sin dejar a un lado, que este turista de compras consume otros productos que son de alto valor, como lo son la cultura, la salud o el bienestar, la gastronomía y el entretenimiento.

De acuerdo a la Organización Mundial del Turismo, existen cuatro factores o elementos que pueden definir a un destino de compras:

  • La calidad de los productos.
  • La autenticidad de la experiencia.
  • El valor de la oferta.
  • El entretenimiento.

Pero los destinos también necesitan de una política de horarios comerciales que logre encajar con las necesidades que presentan los turistas. En gran número de países han definido zonas de gran afluencia turística, en las que han liberalizado los horarios comerciales. Y es que ahora, los turistas inclinan sus demandas para comprar los domingos, en los días festivos y los periodos de vacaciones.

Los destinos turísticos en consecuencia, se han visto en la necesidad de contar con grandes marcas comerciales, ya que éstas cuentan con un gran peso en las compras. Sobre todo si estas se tratan de marcas Premium o de lujo.

Elementos para convertirse ser un destino de compras

  • Conexiones aéreas con diferentes mercados internacionales.
  • Imagen consolidada como destino turístico.
  • Oferta comercial variada y adaptada al sector turístico (con atención en diferentes idiomas y aceptación de los principales medios de pago internacionales).
  • Libertad de horarios y de épocas de rebajas.
  • Presencia de grandes marcas comerciales.
  • Existencia de productos de calidad típicos del destino.
  • Política de visados adecuada en el país (que permita la llegada de diferentes nacionalidades de turistas).
  • Buena política de devolución de impuestos.
  • Buena oferta complementaria de alojamiento, gastronomía, cultura, salud/bienestar y ocio.
  • Coordinación entre las instituciones públicas y el sector del comercio minorista local.
  • Productos turísticos, relacionados con productos locales, que pongan en valor a industrias y diseñadores locales (destacando lo más auténtico y diferenciador que se pueda ofrecer).
  • Y por último, el destino tiene que desarrollar una comunicación y promoción diferenciada para este segmento turístico.